Solicita COFECE acción penal contra varias personas que pudieron haberse coludido en la venta de bienes en el sector salud


COFECE-08-2017

SANCION-PENAL-SALUD

  • Ésta es la primera vez que la Comisión hace uso de dicha facultad contenida en el Código Penal Federal y la Ley Federal de Competencia Económica.

 Ciudad de México, 15 de febrero de 2017.- La Autoridad Investigadora de la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE o Comisión) presentó hoy, ante la Procuraduría General de la República (PGR), querella penal contra varias personas que de acuerdo con sus investigaciones cometieron el delito de prácticas monopólicas absolutas, actividad ilegal prevista en el artículo 254 bis del Código Penal Federal y en el artículo 53 de la Ley Federal de Competencia Económica (LFCE). 

 

Ésta es la primera vez que la COFECE, a través de su Autoridad Investigadora, hace uso de esta facultad legal contenida en el artículo 77 de la Ley.

La Autoridad Investigadora de la COFECE tiene evidencias sobre la coordinación entre postores en licitaciones públicas convocadas por el sector salud, entre los años 2009 y 2015, que afectaron las compras de bienes de diversas entidades del sector público, a los que se asignaron recursos fiscales por más de 1,200 millones de pesos.

Las prácticas monopólicas absolutas generan la más grave afectación al funcionamiento eficiente de los mercados y al bienestar del consumidor; dado que elevan los precios y disminuyen la cantidad y calidad de bienes o servicios ofrecidos, afectando el crecimiento de la economía. Es por ello, que la legislación mexicana establece sanciones penales que pueden llegar hasta diez años de cárcel para estas conductas.

La colusión en el sector salud es grave pues los insumos adquiridos por este sector inciden directamente sobre los servicios que presta el Estado a la población, los cuales son financiados con recursos públicos.

Al Ministerio Público Federal de la PGR corresponderá proseguir con las pesquisas iniciadas por la Autoridad Investigadora y cuyos resultados se establecen en el Dictamen de Probable Responsabilidad emitido por dicha unidad de la COFECE, para posteriormente ejercitar acción penal en contra de quienes cometieron el delito o participaron en su comisión.

En paralelo, de acuerdo al mandato de la LFCE, la COFECE tiene abierto un proceso administrativo en contra de las empresas y personas físicas emplazadas. Conforme al debido proceso, se desahogarán todas las pruebas y alegatos que para su defensa presenten quienes presuntamente participaron en este cártel económico. Una vez agotado dicho procedimiento, el Pleno de la COFECE deliberará sobre su responsabilidad y, en su caso, impondrá las sanciones administrativas correspondientes, las cuales pueden alcanzar hasta 10% de los ingresos acumulables de cada agente económico inculpado y la inhabilitación para el ejercicio de cargos directivos hasta por cinco años.

Carlos Mena Labarthe, titular de la Autoridad Investigadora de COFECE, comentó que “esta unidad no dudará en solicitar el ejercicio de la acción penal en contra de competidores que se coordinen para manipular precios o coordinar posturas en licitaciones públicas, a costa del bienestar de los consumidores". Adelantó que la solicitud de querella hoy presentada, es la primera de varias que se encuentran en proceso.

Por último, la COFECE hace un llamado a los agentes económicos que participan o han participado en prácticas monopólicas absolutas, para que denuncien dichos comportamientos ante la Autoridad Investigadora y se puedan acoger al Programa de Inmunidad, el cual es la única alternativa que tienen para evitar la cárcel.

Consulta la Infografía sobre prácticas monopólicas absolutas

Programa de Inmunidad de la COFECE

Versión estenográfica de la presentación

 – 000 –

     MÁS COMPETENCIA PARA UN MÉXICO FUERTE

  La Comisión Federal de Competencia Económica vela por la competencia y libre concurrencia. Con ello, contribuye al bienestar de las personas y al funcionamiento eficiente de los mercados. Con su trabajo busca mejores condiciones para los consumidores, que se ofrezcan más servicios de mayor calidad y que haya “un terreno de juego parejo” para las empresas.